viernes, 6 de marzo de 2009

¿ Y QUÉ DE LA PORNO?


La pregunta de ahora es la siguiente: ¿qué tipo de porno me gusta más?
Ya me imagino, si hay algunas que ni piensan en masturbarse, ahora tratar el tema de la pornografía…ha de ser un imposible. Por eso, mejor si no apetecen, ni lean.

La famosa pornografía, veneno de tantos, placer de otros. Causante de dolor de panza para los mojigatos que sólo le van cara de pecado y dolor de cabeza para las feministas que ven encarnada con ello la susodicha opresión patriarcal.

Pero como tanto los primeros como los segundos me hacen los mandados, tengo mi muy personal opinión de la pornografía.

En el mercado tratan de hacer diferencia entre pornografía y erótica, lo cual, podría tener un poco de verdad, en que la erótica es más elegante, hay más cortejo, más juego, más espacio para la imaginación con escenas o párrafos insinuadores pero que no dicen las cosas tal cual son. Y la porno, que no se tienta el alma, enseña, describe y más el acto sexual con lujo de detalles, sin adornarlo mucho.

Hay días en que dan ganas de porno, hay días en que dan ganas de erótica, hay días en que no dan ganas de nada o de ambas.

En lo particular prefiero el material escrito, porque entonces yo decido cómo al final termina siendo todo lo relatado y mi imaginación se encarga que no hayan decepciones o escenas forzadas o más falsas que un billete de 7 dólares.

Lo curioso es cuando encuentro los comentarios de otros al respecto y resulta que para los hombres hétero, la porno lésbica es super. Me pregunto…¿cuál porno lésbica? Pues, lo poco que hay es tan malo, tan barato, dos chicas hétero con uñas de un metro de largo y que sólo saben sobarse, con pechos postizos inmensos y caras de “no tengo idea de lo que hago”…ZZZZZZZ, aburrido.
La porno hétero puede ser muy buena, ya se vislumbran actores con destrezas en el arte de la farándula y hasta hay buenos guiones.
La porno gay, es hasta ahora, para mí la mejor. Y aunque suene grueso, la mujer que hace porno, rara vez actúa bien su orgasmo, su excitación es tan halada que casi llega a mata pasiones. Los chicos, cuando llegan al orgasmo, no hay tales de actuar una erección y eyaculación cuasi perfectas. Además lo que se ve es estéticamente perfecto, sin importar el sexo, son prácticamente perfectos y el sexo, simplemente por “vulgar” que se quiera catalogar, excita a quien lo ve.

Lo que encuentro con la porno, es que no muy que se puede compartir, o para en orgía. O para en …no sé, pero me resulta incómodo verla en grupo, como que no mantengo mi imaginación libre y mi expresión sin censuras, cuesta coincidir en gustos al respecto y peor si la mayoría son fantasías. En fin, es una de esas actividades que para que sean del todo exitosas y satisfactorias, para mí son personales e intransferibles.

Hay gente que piensa que los que gustamos de porno y erótica somos algo, trabados. Empiezan a relacionarlas con ninfomanía, insatisfacciones, debilidades, necesidades y demás idioteces. Yo lo veo como ser de mente y espíritu libres. Gobernantes de nuestras fantasías, donde no quedamos mal con nadie, ni conmigo misma.
Es rico no limitarse en definiciones, sexualidades, variantes, posibilidades, situaciones, opciones. No habrán valores de juicio, críticas, malas miradas, comentarios maliciosos, prejuicios, chismes, susceptibilidades heridas, malinterpretaciones, represalias, en fin, no se meten con una, porque no se les deja y punto. No hay apariencias que mantener, gustos que forzar o disimular.

Escribir porno o erótica que le llegue al lector, no es nada fácil. Hay riesgo de que aburra, hastíe, disguste o apasione, excite y se impregne en los sentidos.

No todo lo que se escribe es porque se ha hecho o se puede hacer, al final sería muy poco de lo que se escribiría entonces. Pero a nivel de la imaginación, todo es posible y con efectos especiales. Es un género que deseo incursionar ya con más énfasis. Sería genial tener referencias de la vida real, crear un entorno acorde y darle velocidad a la pluma o teclado. Pronto, espero…pronto.
Hasta entonces, agradezco que haya opciones, que la porno y la erótica, como el resto de cosas, se escojan porque se quiere y se puede. Y si a algunos no les parece, que se aguanten y no estorben.
Simple, vivir y dejar vivir.

“””Opiniones y gustos hay de todos los colores así que haremos un pequeño repaso del porno lésbico que se puede encontrar online.
Al igual que muchos hombres heterosexuales ven porno lésbico –lo que hecho para heterosexuales, que más que porno es ciencia ficción- muchas lesbianas prefieren ver porno gay.

Productoras hay muchas: CyberDyke, Erockta Vision, Fatale Media, Working Girl Video, Abby Winters… pero excepto algunas muy puntuales, la mayoría o son muy queer –con un tipo de sexo duro que no todas las lesbianas practican- o también producen porno lésbico para heteros –mucho más rentable-.”””
http://www.ambienteg.com/2009/01/01-porno-lesbico-hecho-por-lesbianas-para-lesbianas#more






2 comentarios:

Delirio de Luna Llena dijo...

Yo unicamente he visto una escena lésbica que ha cumplido mis espectativas,,,, es un video en youporn.com buenisimo!! voy a ver si consigo aún el link para compartirlo!!!. Yo disfruto de las escenas de chicas masturbandose, me agrada y la disfruto mucho.... no crees que sería grandioso una producción de phorno para lesbianas, desde Guatemala, jejeje, lo difícil sería conseguir actrices!!

DRAGON dijo...

HOLA GUAPA, POR ACA LEYENDO TU BLOG, JUSTAMENTE HOY CONVERSABA EN MI CUARTO CON UNA CHICA QUE ME TRAE LOQUITA, JAJAJAJA DEL SEXO LESBICO, POR CIERTO MIRABAMOS LA SERIE DE THE L WORD, Y COMENTABAMOS QUE EXITANTE ES VER SEXO ENTRE CHICAS PARA MI ES SUPER, LA VERDAD EN LO PERSONAL NO DISFRUTO NI ME ATRAE EL PORNO GAY ENTRE CHICOS, PERO ENTRE CHICAS GUUUAUUUUU ES SUPER, Y REPETIR ESCENAS CON TU PAREJA ES LO MAXIMO. . . . CARIÑOS

Acerca de mí

Mi foto
Guatemala
Buscando respuestas, busco opciones, busco opiniones, busco saber y aprender.Simplemente, no cumplo con ninguna regla, espectativa, predicciòn o definiciòn.

CREO...QUE...


"La búsqueda de dios es una ocupación inútil, pues no hay nada que buscar donde nada existe. A los dioses no se les busca, se les crea..." Maximo Gorki

UNA DE TANTAS CONCLUSIONES...

"Cuando practicamos Zen, vemos que el dolor no es malo. Simplemente es dolor. Si nos pasamos la vida huyendo de momentos dolorosos, le cerramos la puerta a muchas cosas que de lo que la vida nos trae, tanto el dolor como la alegría. No podemos llorar cuando estamos tristes, ni podemos reir cuando estamos felices. Cuando evitamos el dolor y peleamos para no sentirlo, el dolor se convierte en sufrimiento.
Hay una enorme diferencia entre dolor y sufrimiento. El dolor con frecuencia no puede ser evitado, pero el sufrimiento si. Al aprender las diferencias entre ambos, muchos temores desaparecen."
Brenda Shoshanna.

"Gender, along with race, class, ethnicity, and age, is one of the most profound social status determinants in our society--
Gender is just not what I care about or even really notice in a sexual partner--I judge each person as an individual--I have categories, but gender isn´t one of them. I´m erotically attracted to intelligent people, to people with a kind of sleazy, sexy come-on, to eccentrics."
Jane Litwoman


“Nuestro temor a lo que sea que lo cause, se origina de nuestra ignorancia y se manifiesta a través de nuestras inseguridades. Reaccionamos con fobias, rechazo y ataque, según nosotros para defendernos de los fantasmas de nuestra mente...cuando estos temores son tan sólo engaños y nos volvemos sus indefensos esclavos.”


CABALASISOY

PERSONA SUPER ESPECIALES

Lecturas recomendadas

  • A Concise History of Euthanasia: Life, Death, God and Medicine by Ian Dowbiggin
  • A Forest of Kings by Friedel, Schele
  • A Short History of guatemala by Ralph Lee
  • All Women are Healers by Diane Stein
  • Bi Any other Name edited by L. Hutchins and L. Kaahumanu
  • Blood and Guts by Richard Hollingham
  • Body Work: A V.I. Warshawski Novel by Sara Paretsky
  • Brother Iron, Sister Steel: A Bodybuilder's Book by Dave Draper
  • Chronicle of the Maya Kings and Queens by Martin, Grube
  • Cure by Robin Cook
  • Dying with Confidence by Anyen Rinpoche
  • Fearless by Brenda Shoshanna ,PhD
  • Happiness is an Inside Job
  • History of Medicine by Jacalyn Duffin
  • How to be Sick by Toni Bernhard
  • Human Remains by Helen MacDonald
  • Ice Cold by Tess Gerritsen
  • If the Buddha Dated by Charlotte Kasl
  • If the Buddha Got Stuck by charlotte Kasl Ph. D.
  • In the Land of Invisible Women by Qanta A. Ahmed, MD
  • It`s Easier Than You Think by Sylvia Boorstein
  • Joe Weider's Ultimate Bodybuilding Joe Weider's Ultimate Bodybuilding by Joe Weider, Bill Reynolds
  • Kate Daniels Series by Ilona Andrews
  • Lesbian Couples by Merilee Clunis, PhD; Dorsey Green, PhD.
  • Medical Firsts by Robert E. Adler
  • Medicine Women by Elisabeth Brooke
  • Medicine Women, Curanderas and Women Doctors by Perrone, et al.
  • Mercy Thompson, Series by Patricia Briggs
  • One year to a Life of Writing by Susan M: Tiberghien
  • Pay Attention by Sylvia Boorstein
  • Pioneer Doctor by Mari Grana
  • Practicing Peace in Times of War by Pema Chodron
  • Sastun by Rosita Arvigo, et al.
  • Stiff by Mary Roach
  • That`s Funny by Sylvia Boorstein
  • The Code of Kings by Linda Schele, et al
  • The Disappearing Spoon by Sam Kean
  • The Excellent Dr. Blackwell by Julia Boyd
  • The Girl Who Played with Fire by Stieg Larsson
  • The Girl with the Dragon Tattoo by Stieg Larsson
  • The Gost Map by Steven Johnson
  • The Knive Man by Wendy Moore
  • The Middle Ages by Morris Bishop
  • The Mists of Avalon by Marion Zimmer B.
  • The Plague Tales by Ann Benson
  • The Scalpel and the Silver Bear by Alvord, Cohen
  • The Woman in the Shaman`s Body by B. Tedlock
  • Virals by Kathy Reichs
  • Western Medicine by Irvine Loundon
  • Witches, Midwives and Nurses by Ehrenreich and English
  • Woman as Healer by Jeanne Achtberg
  • Woman Who Glows in the Dark by Elena Avila, et al.
  • Women Healers by Elisabeth Brooke
  • Women Physicians and the Culture of Medicine by More et al
  • Writing Down the Bones by Natalie Goldberg
  • Zen Miracles by Brenda Shoshanna Ph. D.