lunes, 17 de diciembre de 2007



MENSAJES QUE DAÑAN…

Las lesbianas que queremos proyectarnos a la comunidad lésbica y a la sociedad, tenemos una gran responsabilidad sobre nuestras cabezas, sobre nuestra identidad. Por ello considero que es muy importante poner atención y cuidar del tipo y forma cómo enviamos los mensajes que queremos difundir y compartir.

Recordemos que aún vivimos en una era de mucha ignorancia y prejuicios, de actitudes fundamentadas en estereotipos y nociones tergiversadas de realidades diarias.

Tenemos un compromiso sobre todo con la juventud, las jóvenes lesbianas que están en estos precisos instantes, forjando su camino a una vida de integridad y dignidad. Pero esto no es nada fácil para muchas y es ahí donde nosotras, las mayores y desenclosetadas, podemos ayudar y apoyar a nuestra comunidad.

Quiero transmitir sin por ello vanagloriarme, de lo orgullosa y satisfecha que vivo con mi lesbianismo, para desvanecer ese mito de que las lesbianas son infelices, incapaces, inadecuadas, para esta sociedad y en estos tiempos.

Pero de nada me serviría o no tendría el peso moral y ético necesario, si esto lo digo pero desde muy dentro de un closet. No lanzo a los cuatro vientos mis datos personales ni número de Nit, pero en ningún momento niego o aparento no ser la lesbiana que soy. Es más y con toda la sinceridad del caso, detesto que me confundan o asuman que soy heterosexual, cosa que felizmente cada vez es más raro que pase.

La comunidad lésbica está tan fragmentada, por sus diferencias de ideas, que en vez de formar una comunidad diversa, nos separa más y más.

Algunas agrupaciones son más activas y manifiestan en público, por “nuestros derechos”, como lo fue hace poco, expresando amor, intimidad y unión entre lesbianas a través del beso.
El tema, fue bello, pero la forma de presentarlo y el mensaje dado dejó más confusión e invisibilidad que cualquier otra cosa.

Sí en efecto las lesbianas nos besamos y amamos…mírennos…pero ….qué muestran???? Mujeres sin rostro, sin cara, sin seguridad en sus muestras de afecto, disfrazadas para no ser acusadas, para no ser atacadas? Con miedo y temor de ser…lo que son… sin identidad.
Y si lo toman como crítica, espero que lo tomen además como una crítica constructiva, pues de eso precisamente se trata.

Qué no se dan cuenta que están creando un grupo en el medio que crece cada vez más, de lesbianas que se esconden en público, que manifiestan sin dar la cara, y los dos grupos restantes de los extremos, nos apretamos cada vez más. Yo del lado de las abiertas y otras del lado de las totalmente enclosetadas.

Qué le dicen a las jovencitas??? Sé tú, pero que no sepan quien eres…porque, ...y ahí empieza otra vez….laS represalias, la violencia, la represión, la agresión…lo cual existe, pero puede ser frenado y modificado por nuestra parte como mujeres lesbianas que tengamos las agallas de protegernos, ayudarnos, apoyarnos desde la perspectiva intelectual, espiritual, económica y personal.

Se tienen líderes activistas que manifiestan , en el anonimato, promoviéndolo y hasta cierto punto justificándolo.

Quién diablos soy yo para decirle a unas chavitas que den la cara si cuando las agredan estaré tranquilamente en casa tomando café y viendo TV? Interesante cuestión y aquí va mi respuesta.

Que aparezcan desde la oscuridad del armario, las abogadas penales que seguirán con energía y pasión las demandas que pongamos por cualquier tipo de insulto o injuria hacia nuestro lesbianismo, nuestro cuerpo y nuestros derechos como ciudadanas guatemaltecas.

Que aparezcan las doctoras y especialistas que nos den un trato digno, profesional y realmente alivien nuestras enfermedades. Dispuestas a auxiliar sin la mentalidad de lucro y aprovechamiento personal.

Que aparezcan las psicólogas y psiquiatras que inicien un programa de fortalecimiento de la autoestima lésbica en este país y que se formen los centros comunitarios de apoyo para chicas en desventaja, abusadas física o emocional o verbalmente y encuentren sus propias herramientas no sólo de supervivencia sino que de excelencia para forjar vidas brillantes.

Que las anteriores formemos un plan de emergencia, con línea telefónica de apoyo las 24 horas.
Que las que somos profesionales aportemos un granito mensualmente para crear un alberge en los casos de vidas de lesbianas en peligro.

Que aparezcan las reporteras y propaguen nuestras voces, opiniones y aportes a la sociedad, así como las injusticias que se cometen.

Que aparezcan las cantautoras, las escritoras, las pintoras, las escultoras, las músicas, las artistas, que nos abrumen con su arte, imaginación, expresión y esperanza, representando nuestra identidad de formas tan diversas como nosotras mismas y alivien la tristeza o estimulen la alegría en este camino de dignificación.

Que aparezcan nuestras mujeres políticas, con las ganas y fuerzas para incursionar y hacer cambios que aseguren nuestra presencia, igualdad y seguridad en esta sociedad. Que sus agendas sean al exceso lésbicas y por ende, nuestra representación sea de la magnitud que nos permita a todas y por ley, vivir sin excepción, con dignidad y orgullo.


Que aparezcan nuestras empresarias, inversionistas y productoras de trabajo digno y productivo para tanta lesbiana con deseo, capacidad y necesidad de trabajar y generar ingresos que la dignifiquen e independicen en la sociedad.

Mujeres lesbianas chapinas, entendamos algo primero, tenemos que educarnos nosotras, aceptarnos nosotras, valorarnos nosotras entre y con nosotras, para finalmente proyectarnos a una sociedad que tanto necesita ser educada.


No podemos con tranquilidad, mantener una postura de comodidad, sólo por mantener una reputación de activistas, si no vivimos e integramos nuestro lesbianismo a cada día, hora, minuto y segundo que existimos.

Y quiero para casi terminar, poner el ejemplo tan cercano y palpable de nuestros compatriotas llamados “indígenas”, que sólo cuando dejaron sus diferencias por sus similitudes, incursionaron en todos los círculos desde los académicos, políticos, económicos, legales y con apoyo de otros grupos de otros países, se han posicionado y ocupado el lugar que justa y legalmente les pertenece….si ellos lo lograron, si ellos son guatemaltecos, si ellos son parte de nosotras, ….por qué no las lesbianas guatemaltecas?


Como lo veo es que, conozco lesbianas con grandes logros, pero que no son relacionadasasí: como lesbianas y campeonas de futbol, lesbianas y escritoras de best sellers, lesbianas y fiscales de respeto, lesbianas y catedráticas, maestras profesoras que no se olvidan nunca, lesbianas y cantantes que no dejan de sacarnos un suspiro, lesbianas y empresarias que hacen de Guatemala un país de oportunidades….

Dicen que no importa la orientación sexual, lo que sí importa es la persona y sus logros…pero ahora SI IMPORTA el ser LESBIANA, porque no hay ejemplos, no hay historia, no hay comunidad, no hay orgullo, no hay … y hacen TANTÍSIMA FALTA!!!

Ya basta de promover la victimización y evitar la liberación, de mente y de corazón. Somos muchas las lesbianas en Guatemala, somos muchas y diferentes, pero maravillosas definitivamente. Dejemos la mentalidad de perdedoras y adquiramos la de luchadoras y triunfadoras.

No a la manifestación clandestina, al anonimato, al miedo, a la subestima y a la conformidad.

Me apunto a ayudar a quien lo pida, me apunto a apoyar , me apunto a escuchar, me apunto a hacernos un mejor lugar para ser y estar, me apunto para darnos más oportunidades y me apunto a confiar totalmente en la juventud y al deseo de mejorar.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

wow que bonito escribes amiga!
x eso soy lesbiana x chicas tan lindas como tu!! besos.. muak muak

Anónimo dijo...

De veras q me inspiras.
Resulta q no me atrevo a aceptar mi condición de Lesbiana en todos lados, y no es que sea closetera por que no me sienta orgullosa de lo que soy, sino por que me da miedo perder mi trabajo, pero como comunicadora haré todo lo posible por hacer q nuestra realidad cambie lo más pronto posible. Saludos a todas, luchemos por un cambio juntas!

lucia moran dijo...

Hola, no conocía tu blog. Me parece interesante tu opinión respecto a las mil y una historia de horror que nos atañe por ser lesbianas y que están ahí vigilantes como inalterables depredadoras de nuestra libertad de ser. Me apunto para cambiar esa situación. Soy lesbiana Pública y activista por conciencia...no por obediencia. Disidente total de todo autoritarismo e idea absoluta. Saludos.

majo dijo...

Hola quisiera conocer a alguna de ustedes, he estado descubriendo mi atraccion por las mujeres intensamente, necesito de su ayuda descubrir y aprender muchas cosas con ustedes...me pueden escribir a delchef@gmail.com
Besos!!!

Beka dijo...

Me encanta la idea de la linea abierta de 24 horas, seria un bonito proyecto, si se apuntan para hacerlo yo tambien... me encantaria saber que piensan, me pueden contactar para cualquier cosa oreo_loca@yahoo.com

Anónimo dijo...

FELICITACIONES...CREEME QUE ESTOY SORPRENDIDA, CONMOVIDA Y CONVENCIDA POR EL CONTENIDO DE TU ARTICULO. CREO QUE HAS ACERTADO EN LA NECESIDAD QUE EXISTE DE COMUNICACION Y UNIFICACION DE CRITERIOS Y ESFUERZOS PARA HACER VALER NUESTROS DERECHOS PARA OBTENER MAS RESPETO Y FINALMENTE LOGRAR UNA VIDA NORMAL MAS FELIZ AL SER ACEPTADAS DENTRO DE LA SOCIEDAD A LA CUAL PERTENECEMOS. SOY ARTISTA, ANTROPOLOGA Y EMPRESARIA Y EN LO QUE A MI RESPECTA EN LO QUE PUEDA NO DUDARE EN AYUDAR. vdafna@yahoo.com

Anónimo dijo...

Me parece que es muy importante cambiar paulatinamente la percepción de las personas en relación con el lesbianismo, les voy a comentar algo que me sucedió a mi, no nunca he sido homofobico, pero al estar en contacto con personas homosexuales y lesbianas de closet he aprendido a no etiquetarlos por sus gustos y preferencias, la vida es muy diversa y variada y tengo ahora muchas amigas preciosas que han ido dejando sus temores y se han manifestaso abiertamente lesbianas, incluso aquellos que no comparten este tipo de conducta, que he de aclarar no es unicamente sexual es mucho mas complejo que eso, deben se aprender a respetar y valorar a quienes por circunstancias de la vida desarrollan gustos diferentes, o es que acaso algunos no toman café y otro te, todo mi apoyo a la comunidad de lesbianas de Guatemala es tiempo de hacer valer sus derechos.


Carlos Mungia Swartz

Anónimo dijo...

Soy profesional de la medicina y es sumamente interesante la convicción con la que manifiesta su orientación sexual. He vivido la homofobia dentro del ámbito hospitalario y aunque sea muy difícil cambiar modelos mentales y patrones culturales de comportamiento y machismo, nos vemos en la necesidad de escondernos y mentir ante nuestros gustos y atracción sexual, sabiendo que el amor es lo único puro y más lindo de la vida. Me uno a rechazar totalmente la homofobia y como médica y cirujana, residente hospitalaria aceptarme y dar la cara ante quien soy y sentirme orgullosa de ello. Insto a todos mis colegas (hombres y mujeres) a generar un cambio personal y hacer valer nuestros derechos como seres humanos pensantes y profesionales.

Acerca de mí

Mi foto
Guatemala
Buscando respuestas, busco opciones, busco opiniones, busco saber y aprender.Simplemente, no cumplo con ninguna regla, espectativa, predicciòn o definiciòn.

CREO...QUE...


"La búsqueda de dios es una ocupación inútil, pues no hay nada que buscar donde nada existe. A los dioses no se les busca, se les crea..." Maximo Gorki

UNA DE TANTAS CONCLUSIONES...

"Cuando practicamos Zen, vemos que el dolor no es malo. Simplemente es dolor. Si nos pasamos la vida huyendo de momentos dolorosos, le cerramos la puerta a muchas cosas que de lo que la vida nos trae, tanto el dolor como la alegría. No podemos llorar cuando estamos tristes, ni podemos reir cuando estamos felices. Cuando evitamos el dolor y peleamos para no sentirlo, el dolor se convierte en sufrimiento.
Hay una enorme diferencia entre dolor y sufrimiento. El dolor con frecuencia no puede ser evitado, pero el sufrimiento si. Al aprender las diferencias entre ambos, muchos temores desaparecen."
Brenda Shoshanna.

"Gender, along with race, class, ethnicity, and age, is one of the most profound social status determinants in our society--
Gender is just not what I care about or even really notice in a sexual partner--I judge each person as an individual--I have categories, but gender isn´t one of them. I´m erotically attracted to intelligent people, to people with a kind of sleazy, sexy come-on, to eccentrics."
Jane Litwoman


“Nuestro temor a lo que sea que lo cause, se origina de nuestra ignorancia y se manifiesta a través de nuestras inseguridades. Reaccionamos con fobias, rechazo y ataque, según nosotros para defendernos de los fantasmas de nuestra mente...cuando estos temores son tan sólo engaños y nos volvemos sus indefensos esclavos.”


CABALASISOY

PERSONA SUPER ESPECIALES

Lecturas recomendadas

  • A Concise History of Euthanasia: Life, Death, God and Medicine by Ian Dowbiggin
  • A Forest of Kings by Friedel, Schele
  • A Short History of guatemala by Ralph Lee
  • All Women are Healers by Diane Stein
  • Bi Any other Name edited by L. Hutchins and L. Kaahumanu
  • Blood and Guts by Richard Hollingham
  • Body Work: A V.I. Warshawski Novel by Sara Paretsky
  • Brother Iron, Sister Steel: A Bodybuilder's Book by Dave Draper
  • Chronicle of the Maya Kings and Queens by Martin, Grube
  • Cure by Robin Cook
  • Dying with Confidence by Anyen Rinpoche
  • Fearless by Brenda Shoshanna ,PhD
  • Happiness is an Inside Job
  • History of Medicine by Jacalyn Duffin
  • How to be Sick by Toni Bernhard
  • Human Remains by Helen MacDonald
  • Ice Cold by Tess Gerritsen
  • If the Buddha Dated by Charlotte Kasl
  • If the Buddha Got Stuck by charlotte Kasl Ph. D.
  • In the Land of Invisible Women by Qanta A. Ahmed, MD
  • It`s Easier Than You Think by Sylvia Boorstein
  • Joe Weider's Ultimate Bodybuilding Joe Weider's Ultimate Bodybuilding by Joe Weider, Bill Reynolds
  • Kate Daniels Series by Ilona Andrews
  • Lesbian Couples by Merilee Clunis, PhD; Dorsey Green, PhD.
  • Medical Firsts by Robert E. Adler
  • Medicine Women by Elisabeth Brooke
  • Medicine Women, Curanderas and Women Doctors by Perrone, et al.
  • Mercy Thompson, Series by Patricia Briggs
  • One year to a Life of Writing by Susan M: Tiberghien
  • Pay Attention by Sylvia Boorstein
  • Pioneer Doctor by Mari Grana
  • Practicing Peace in Times of War by Pema Chodron
  • Sastun by Rosita Arvigo, et al.
  • Stiff by Mary Roach
  • That`s Funny by Sylvia Boorstein
  • The Code of Kings by Linda Schele, et al
  • The Disappearing Spoon by Sam Kean
  • The Excellent Dr. Blackwell by Julia Boyd
  • The Girl Who Played with Fire by Stieg Larsson
  • The Girl with the Dragon Tattoo by Stieg Larsson
  • The Gost Map by Steven Johnson
  • The Knive Man by Wendy Moore
  • The Middle Ages by Morris Bishop
  • The Mists of Avalon by Marion Zimmer B.
  • The Plague Tales by Ann Benson
  • The Scalpel and the Silver Bear by Alvord, Cohen
  • The Woman in the Shaman`s Body by B. Tedlock
  • Virals by Kathy Reichs
  • Western Medicine by Irvine Loundon
  • Witches, Midwives and Nurses by Ehrenreich and English
  • Woman as Healer by Jeanne Achtberg
  • Woman Who Glows in the Dark by Elena Avila, et al.
  • Women Healers by Elisabeth Brooke
  • Women Physicians and the Culture of Medicine by More et al
  • Writing Down the Bones by Natalie Goldberg
  • Zen Miracles by Brenda Shoshanna Ph. D.